El fenómeno del crowdfunding (préstamos colectivos)

Sin duda internet ha cambiado el rumbo de la historia, pero a medida que uno descubre nuevos conceptos e ideas, se sigue sorprendiendo por el poder que nos ha brindado a la humanidad en conjunto, sobre todo porque nos da igualdad de oportunidades.

El “crowdfunding” en realidad no es nuevo, lo he visto hace años pero nunca le presté demasiada atención, simplemente visitaba algún portal conocido como Kickstarter para descubrir nuevas ideas y proyectos o me enteraba de un gran financiamiento por medio de los blogs de noticias tecnológicas.

Coins and plant, isolated on white background

A medida que me fuí involucrando, la curiosidad me fué llevando a querer participar y saber de que se trata este movimiento y comencé participando de forma muy pequeña en un proyecto que me pareció interesante: la nueva consola ouya basada en android.

En realidad cuando me terminé de decidir, el proyecto ya se había cerrado a nuevos colaboradores y me tuve que conformar con pre-ordenar una consola desde la página web del mismo.

Hace poco tiempo, Javier Martin, el autor  de un blog que sigo desde hace muchisimos años (Loogic), se decidió a probar este modelo de financiación lanzando su propio libro y entonces pude participar al ordenarlo desde la web Lanzanos que es el equivalente hispano de Kickstarter. La verdad es que me pareció muy bueno que puedas participar financiando con apenas 9 € y a la vez seas recomensado con el producto en sí mismo una vez que esté listo. Este proyecto en particular que tiene como objectivo los 3000 € ya está casi financiado en su totalidad así que seguramente se convierta en un éxito en breve.

Luego descubrí, a través de Ariel Arreta, otro sitio de financiación colectiva pero con un perfil más cercano a la vida real, al mundo fuera de la web. Este sitio es más bien de préstamos y no tanto de inversión. Se llama Kiva y todos sus proyectos están basados en ayudar a personas que realmente necesitan poco dinero pero para fines muy importantes, para poder mantener o comenzar sus propias micro empresas en lugares lejanos y con contextos muy críticos. La verdad es que en Kiva da placer poder ayudar con sólo USD 25 a concretar un proyecto de vida de una persona que está luchando por salir adelante a pesar de las adversidades con las que le tocó vivir, y de hecho comencé a escribir este post porque una de esas personas me devolvió los primeros $5 que sinceramente ya había olvidado.

Bueno, como habrán visto este tema da para largo y va a seguir evolucionando para bien, espero poder seguir participando activamente en estos sitios y quien sabe, en un futuro hasta plantear yo mismo un proyecto para obtener financiación colectiva.

Leave a Reply